Masaoka Shiki

La biografía de Masaoka Shiki (1867-1902) se ajusta bastante bien al estereotipo del poeta romántico occidental: Un padre alcohólico que fallece siendo Masaoka niño, una juventud teñida de tintes revolucionarios en el terreno social y político, una temprana afición por la literatura, una carrera poética tan breve como fulgurante y la muerte por tuberculosis antes de cumplir los 35. Poe, Rimbaud o Baudelaire no podrían haber pedido más.

Crítico, poeta y ensayista, revitalizó la poesía japonesa tradicional en un momento en el que se encontraba en claro declive. Consideraba la observación realista de la naturaleza a través de una experiencia directa y personal como el elemento central de la poesía haiku.

Masaoka adoptó el apodo shiki (cuco), una de las imágenes recurrentes en la poesía haiku y un pájaro que, según la leyenda japonesa, tose sangre cuando canta, algo que debido a su enfermedad le resultaba muy familiar. Masaoka Shiki está considerado, hoy en día, como uno de los grandes maestros del haiku clásico.

La mariposa,
Ni siquiera cuando la persiguen
Parece tener prisa.
***
Soledad,
Después de los fuegos artificiales,
Una estrella fugaz.
***
Recuérdame
Como alguien que amaba la poesía
Y los nísperos