Gaceta HELA, nº 34

Hojas en la acera

Supongo que a estas alturas no habrá muchos aficionados a los haikus en español que desconozcan la gaceta Hojas en la acera (HELA). En todo caso, es casi obligado hacer aquí una reseña del último número, el 34, correspondiente al pasado mes de junio, pues incluye artículos y ensayos de gran interés para quienes desean profundizar en el conocimiento de este género poético.

Este número resulta particularmente interesante pues aborda cuestiones que podríamos llamar identitarias: Cuál es la esencia de la poesía haiku, qué la define, hasta dónde llega. No son preguntas fáciles de responder, sobre todo porque probablemente no tengan una respuesta única y definida con nitidez.

Pero el dilema no es exclusivo de la poesía haiku, ni siquiera de la poesía en general; las etiquetas genéricas siempre han sido objeto de polémica entre quienes defienden postulados que se aferran a las raíces formales y de contenido y quienes desean ir más allá y explorar los límites. Preguntar a los estudiosos cuáles son las fronteras de la narrativa de la literatura de no-ficción, por ejemplo, o de la biografía, de la novela negra o del género fantástico, es meterse en camisas de once varas, como suele decirse, y son muchos los críticos literarios quienes consideran que se trata de un debate ya superado.

Sin embargo, para algunos el mero hecho de preguntase por la naturaleza del arte que practican hace que adquieran una mejor comprensión del mismo y de las posibilidades que les ofrece. Así, por ejemplo, Stella Maris Acuña se pregunta si “¿Es el haiku un subgénero de la poesía lírica?” y si bien no proporciona una respuesta definitiva, su recorrido histórico del haiku hasta llegar a nuestros días es ilustrativo de las características fundamentales y la diversificación que está alcanzando en la actualidad. Javier Sancho, por su parte, busca una definición de este tipo de poesía, a la que muy apropiadamente según nuestro parecer, castellaniza y convierte en “jaiku”, y tomando como fundamento los clásicos extrae conclusiones formales, como el “principio de la comparación interna”, la “yuxtaposición”, la “cesura” o la “objetividad”. Este último elemento en concreto merecería un extenso debate, pues resulta discutible si la objetividad del observador es en algún momento real o tan solo una ilusión.

Klaus-Dieter Wirth proporciona las “Características del haiku”, tanto formales como de contenido y aquellas otras que él llama “esenciales”. Por su parte, José Antonio Olmedo López-Amor se interroga en “Shinkoo haiku: la emoción de la modernidad” cuál ha de ser la visión del poeta de haikus o haijin ante el desafío que supone encontrar la belleza en el territorio urbano.

Son solo unos pocos autores de los muchos que dan contenido a este último número de HELA, en el que abundan, además, poemas que permitirán al lector compaginar la atención académica con el placer estético. No se lo pierdan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s