Puntadas que unen
las cortas noches de verano…
el canto de las ranas.

                                                                                               Issa (1763-1828)

***

138

Me asomo a un pequeño embarcadero. Las grietas que surcan el suelo de hormigón dejan ver, en algunos lugares, el agua del río que fluye unos pocos metros por debajo. Una estrecha escalera de piedra cubierta de verdín desaparece en las oscuras aguas y, un poco más allá, la corriente mece los restos de una vieja y olvidada embarcación.

Sobre uno de los muros, y semi-oculto por la vegetación, un número envía un mensaje cuyo significado ya nadie recuerda.

Aguas oscuras.

Pasó el tiempo del metal.

Ahora, el neopreno.

                                                                                               Jan Tilkut

***

Un rostro en el otro andén.
Nos miramos y un tren pasa.
El rostro desaparece para siempre.

Hillel Rosenshine (New York Times, 2014)