No hay cielo, ni tierra,
sólo nieve
que cae eternamente.

Kajiwara Hashin (1864-?)